Bienvenidos

Este es un humilde sitio donde podré difundir también mis escritos. Volcaré semanalmente algunos de mis cuentos editados e inéditos para que la gente pueda disfrutarlos.

Espero les agrade.




viernes, 14 de febrero de 2014

Enamorado para toda la vida



-          No te da vergüenza andar así, con ese terrible ramo de flores por la calle.
-          ¡Cómo me va a dar vergüenza salame…!
-          Y sí loco, la gente piensa este es un pollerudo, un dominado…
-          No seas gil Pepe, la gente piensa que soy un romántico empedernido.
-          La gente no sabe que estás loco, Diego.
-          Loco de amor, Pepito…


Era verdad, Diego la amaba con locura, no se separaba jamás de ella, tenían una simbiosis única; como si hubiesen nacido tal para cual, como esa frase: “El uno para el otro”.
-          Por suerte la dejaste un rato para venir a la esquina a ver los amigos. Le enrostró Juancito, pasándole factura por el apego a su amor.
-          ¿Estás celoso, Juan?
-          Cómo voy a estar celoso Diego, tu vida es tu vida y vos sos feliz a tu forma.
-          Y vos a la tuya, todo el día acá en la esquina…
-          Pará, pará, Diego, yo hago lo que quiero o tengo que pedirte permiso a vos.
El tema de las flores y el amor de Diego pasó de una simple chanza a una discusión con final incierto. Hasta que llegó el Chuco, el más jodido del grupo, que miró a Diego con su inmenso ramo de rosas y le preguntó:
-          ¿Qué hacés Dieguito, para quién son esas flores?
-          Para mi amor…
-          No sabía que estabas enamorado Diego, te felicito. ¿La conozco?
-          Sí Chuco, la conocés, pero ella mucho no te quiere porque alguna vez la maltrataste en público.
-          ¿Quién es? Preguntó el Chuco asombrado.
-          No importa, ya está, dejalo ahí. Lo importante que la quiera yo que la conozco de pibe y siempre, pero siempre la traté bien.
-          Nadie discute eso – acotó Pepe – pero es para ir por la calle demostrándole al mundo que la amás con ese ramo de flores y todo eso meloso que le ponés a la relación.
No quedaba claro si la discusión era por celos o simplemente por la locura que Diego tenía por ella. Sus amigos no comprendían su actitud, no la comprendían, ni la compartían y menos el Chuco que había quedado descolgado con la respuesta de Diego y buscaba explicaciones entre la barra.
-          Che Pepe ¿Quién es la mina?
Pepe se acerca al oído del Chuco y el  dice algo…
-          Yo no te puedo creer…
-          Creelo Chuco – dice Pepe interrumpiendo- Por algo yo digo que este pibe está loco
-          ¡Estás más que loco Diego!
-          ¿Por qué, que tiene de malo? Pregunta inocentemente Diego.
-          De malo no tiene nada – acota el Chuco- vos podés estar enamorado de una mujer, pero regalarle un ramo de flores a una pelota, es cosa de locos…



      Eduardo J Quintana

@ejquintana010

"Difundir la Literatura Futbolera para pensar en volver a jugar a la pelota"

  La imágenes de este cuento fueron tomadas de internet

2 comentarios:

  1. ¡Es excelente! Muchas gracias por compartirlo. Sé que no me siento solo por mi amor al fútbol (aunque no tan loco como Diego. Jaja). Hace 6 o 7 meses empecé a escribir después de leer toda la vida, o al menos la que yo recuerdo. Intento hacerlo en mi blog y, gracias a él, he descubierto muchos como el suyo.
    Realmente me encanta y lo felicito por la forma que tiene de atrapar al lector. Espero poder hacer lo mismo algún día. Lo seguiré visitando si no es molestia. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus palabras, realmente halagan.
      Si has dado el paso a escribir, entonces, bienvenido. Es importante que des a conocer los escritos para que la gente pueda compartirlos. Me gustaría leer algo de tu blog.
      Te envío un abrazo de colega a colega.

      Eliminar

Hazte miembro de este blog y tu mensaje respetuoso, siempre será bienvenido