Bienvenidos



Este es un humilde sitio donde podré difundir también mis escritos. Volcaré semanalmente algunos de mis cuentos editados e inéditos para que la gente pueda disfrutarlos.



Espero les agrade.








martes, 11 de diciembre de 2018

Pensá loco, pensá


Dedicado al 15


Es así el tipo, siempre claro y preciso. Es como esos monjes a quienes no les conocés su vida privada, pero cuando lo necesitás siempre te baten la justa y a veces te duele, porque el tipo no te dice lo que vos querés escuchar, sino realmente lo que piensa.

Pensá loco, pensá.

Como  que siempre muestra el camino, porque su profesionalismo es impecable y transmite todo eso que uno aprende a través de los años, donde siempre fue figura y así los pibes se ven reflejados, intentando seguir sus pasos en eso de ser un grande y una figura respetada por propios y extraños.

Pensá loco, pensá.

Porque ser ídolo no es para cualquiera, hay que tener la mente fría, el corazón caliente y el ego medido, como para no subirse a ese caballo enorme del cual es imposible bajar sin golpearse. Ser ídolo es interpretar al hincha como tal, como ese ser que da todo el cariño y la fidelidad, a cambio del respeto del jugador hacia la pelota y el juego.

Pensá loco, pensá.

Porque es espejo con cada actitud y bandera en cada partido, es luz en cada victoria y tormenta en cada derrota. Porque grita y ordena, se tira al piso y tira un caño. Porque siente los colores como hincha y se maneja como dirigente. Él es así, un loco lindo y un cuerdo interesante, con un rato más de soga para seguir sumando idolatría.

Pensá loco, pensá.

Porque lo imitan los hinchas en la cancha, cada vez que hace un gol; lo imitan los jóvenes cada vez que juegan su propio partido y por sobre todo lo imitan los niños cuando en infantiles, festejan un gol y se llevan el dedo índice a la sien derecha, dejando ese mensaje claro que significa:

Pensá loco, pensá.




Eduardo J. Quintana
@ejquintana010


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hazte miembro de este blog y tu mensaje respetuoso, siempre será bienvenido