Bienvenidos

Este es un humilde sitio donde podré difundir también mis escritos. Volcaré semanalmente algunos de mis cuentos editados e inéditos para que la gente pueda disfrutarlos.

Espero les agrade.




viernes, 5 de septiembre de 2014

La mágica sensación del brindis


Dedicado al cálido pueblo Quintino

No sé como explicártelo, fue como que entró una luz por la banderola del comedor, en plena noche de lluvia, donde ni siquiera la luna se veía reflejada.    Un haz brillante, como un mágico rayo que choca las copas, produciendo el ruido del buen vidrio en un encuentro fugaz para ejercer el patrimonio de un brindis a la distancia. Fueron esos segundos, cuando llegaron las doce, cuando comenzaba un nuevo día y no proponíamos a festejar un nuevo cumpleaños de Fede.
-       ¿Cómo que festejaban el cumpleaños del Fede, si está tan lejos?
-       ¿Y qué tiene que ver, hermano?  La distancia hace más grande el amor.
Es verdad, la distancia agiganta eso que se produce en el estómago; las cosquillas que provoca la pasión, el nudo que producen las contingencias negativas y por sobre todo el hecho de sentirse presente.
-       ¿Y todo eso sentís?
-       Sí es extraño porque lo conocí de grande y comencé a quererlo como si lo hubiese visto al nacer.
-       ¿Y por qué pensás que pasa eso?
-       No se creo que la calidez que lo rodea es única, casi indescriptible
-       ¿Y él, está bien?
-       Mirá, tiene vaivenes; a veces toca el cielo con las manos y otras cae a la realidad de su propia humildad. Todo eso me llena el alma.
Eran las doce de la noche y el haz de luz choca de prepo las copas indicando que un nuevo cumpleaños había llegado.


-       ¿Y cuántos cumple el Fede?
-       Setenta y ocho, solo setenta y ocho.
Todo un pueblo festejaba. Todo el Quinto festejaba, Porque no era un cumpleaños normal, no eran solo setenta y ocho años; era el primer cumpleaños en Primera.
-       ¿Y eso te parece mucho?
-       Obvio ñato. Cómo no me va a parecer mucho si es el cumpleaños del Federico, mi Federico.
Justo a las doce entraba ese haz de luz celestial y las copas de mi esposa y mía chocaban festejando los setenta y ocho años del Federico, el Club Sportivo Federico Picón.
-       Sí hermano, el Federico del Quinto Cuartel de San Juan, ¿Qué otro?






Eduardo J. Quintana
@ejquintana010

"Difundir la Literatura Futbolera para volver a pensar en jugar a la pelota"
Las imágenes que ilustran este cuento, fueron tomadas de Internet

Hazte miembro del Blog y dejá tu comentario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hazte miembro de este blog y tu mensaje respetuoso, siempre será bienvenido